El contenido web

Los contenidos y el posicionamiento web, su relación

La importación sobre la relación entre los contenidos y el posicionamiento web

Nadie puede asegurar tu lugar Muchas empresas que se dedican al posicionamiento te aseguran que son capaces de situar tu sitio y mantenerlo allí por una cuota mensual. Otras te ofrecen un servicio mediante el cuál añades un código en el sitio y automáticamente sales posicionado… ¡CUIDADO!. Lo mejor es que el posicionamiento lo haga el propietario del sitio web con su equipo de desarrollo propio o de confianza, aunque, lógicamente, esto es sólo una recomendación para que no tengas problemas futuros.

Existe una desconfianza en el mundo SEO debido a aquellos que han querido aprovechar muchos rumores y desconocimiento, por lo que la primera fase antes de comenzar cualquier estrategia es aplicar una mínima serie de conceptos básicos que te ayudarán a dar los primeros pasos.

Lo importante son los contenidos

Un sitio web ha de ser dinámico, ha de cambiar cada cierto tiempo… La época en la que únicamente había páginas corporativas que no se actualizaban en meses ha finalizado. Ahora
lo que se llevan son los contenidos dinámicos, la actualidad y sobretodo los contenidos originales…
Ten en cuenta que aunque pueda parecer algo obvio, los motores de búsqueda quieren tener contenidos que no estén duplicados, por lo que el factor más importante es el que puedas
aportar a la red como generador de contenidos, ya sea en formato textual, de imágenes, vídeos…

Contenidos Originales

El secreto de un sitio web son sus contenidos y principalmente que estos contenidos sean originales, básicamente porque ¿de qué me sirve tener contenidos que otros ya han publicado?
Además los buscadores saben encontrar cuál de todos es el contenido original y, posiblemente, llegarán a penalizarte por haberlo copiado.
Un sitio se vuelve importante debido a este tipo de contenidos, a generar información que, al fin y al cabo, es lo que los buscadores quieren: organizar la información mundial (tal y como
la filosofía de Google se presenta).

Conseguir esto es muy sencillo. Un sitio se puede hacer por muchas razones… puedes tener la web de tu empresa que, lógicamente, tiene sus propios contenidos ya que ofrecerá los productos o servicios propios; podrías tener tu medio de comunicación que puede dar información de otros pero siempre adecuándola a tu manera de ver lo que ocurre y lo que quieres informar; también puedes hacer un blog y en este caso lo más probable es que expliques tus experiencias y lo que te ocurre, es decir, tus propios contenidos… Ahora párate a pensar… ¿de qué sirve explicar algo que ya han explicado otros y encima más tarde sin aportar nada nuevo? Los usuarios no son tontos y acaban dándose cuenta de que no están en la fuente original.