Tú tienes la última palabra

¿Sabías que la tecnología que eliges para tu puede tener un gran impacto en el medioambiente, tu forma de trabajar y muchos otros aspectos? Tu decisión puede afectar al futuro más de lo que piensas.